Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Blog

Sobre el uso del chupete

¿Por qué en nuestra sociedad intentamos introducir el chupete lo antes posible a nuestros hijos y nos cuesta tanto tiempo y esfuerzo poder retirarlo?


La palabra “chupete” en inglés "pacifier" significa “pacificador” y este es realmente su verdadera función. Nos sirve o mejor dicho nos debería servir, para disponer de más recursos a la hora de querer calmar a nuestros pequeños y no para utilizarlo en un primer momento.

Desde mi experiencia profesional, cada vez me llegan mas casos de niños con dificultades en el habla, la deglución, la respiración… etc fruto de un uso excesivo del chupete u otro tipo de tetinas. Por este motivo, creo conveniente escribir este artículo, para informar de cuándo y cómo se debe utilizar el chupete.


¿CUÁNDO?
El acto reflejo de la succión, es algo innato en el bebé desde que está en el feto. Por eso, desde el quinto mes de embarazo, los bebés ya utilizan el dedo pulgar para aprender a succionar. Una vez que el niño nace, es más recomendable el uso del chupete que el del dedo pulgar, ya que será más fácil en un futuro, poder eliminar o reducir el hábito de un objeto externo a nuestro cuerpo que el del propio dedo.
Como logopeda especialista en Terapia Miofuncional, os recomiendo NO ofrecer el chupete antes de que el bebé sepa mamar correctamente, incluso no utilizarlo antes de las dos primeras semanas de vida. El patrón de succión del chupete, es diferente al de la succión del pezón materno y puede interferir en el aprendizaje del amamantamiento.

¿CÓMO UTILIZARLO?
Cada vez mas cuando paseo por los parques o por la calle, veo a mas niños, de edades superiores a los 18 meses, que aún continúan utilizando el chupete, incluso cuando están jugando en el parque. Este es un aspecto importante en el que como padres tenéis que valorar. Como os comenté al inicio de este artículo, el chupete es un “pacificador”, “relajante” para utilizarlo con el niño en situaciones estresantes para él. Ahora bien… ¿Creéis que cuando está jugando e intentando relacionarse con los demás compañeros del parque, lo necesitaría?. Yo desde luego os diría que NO. De hecho, el utilizarlo dificulta que se pueda expresar con mayor fluidez y claridad.
En resumen, deberíais ofrecer el chupete a vuestros bebés a partir de la segunda semana de vida y empezar a restringirlo a partir de los 8- 10meses. Utilizarlo, en contadas ocasiones y nunca en periodos muy largos. Si se duerme con él, lo intentaremos retirar una vez se queden dormidos. En momentos de llantos, o situaciones estresantes para ellos, primeramente intentaremos abrazarlo, hablarle, cantarle y como recurso alternativo le ofreceremos el chupete.


Mi propósito con este artículo,además de responderos a las preguntas de “¿Cuándo? Y ¿Cómo?” es haceros conscientes, de los diferentes problemas, que pueden surgir cuando utilizamos el chupete, de forma indebida. Las dificultades más comunes, de los casos que me llegan, por haber alargardo el uso de chupete, biberones o el chuparse el dedo pulgar son:


  • Retrasos en el habla, el niño empieza a hablar mas tarde de lo normal.

  • Dificultades en la pronunciación de diferentes fonemas ( Dislalias múltiples), la más común la /R/ vibrante, seguidas de la /l/, /z/, /t/, y /d/ por mantener la lengua en una posición baja, /p/, /b/, /s/ y /x/ por mantener la boca abierta y la /f/ por escasa presión de los dientes superiores con el labio inferior.

  • Deglución atípica: se manifiestan, cuando presentan dificultades a la hora de tragar líquidos y sólidos de forma adecuada. Cuando comen y beben, en ningún momento tendríamos que ver la lengua en medio de los dientes,o mismo, presentar dificultades para poder comer y tragar con la boca cerrada.

  • Respiración bucal: el mantener durante mucho tiempo un chupete en la boca, puede favorecer el predominio de respiración bucal y no nasal.

  • Dificultades con el movimiento y fuerza de la lengua:se observará viendo una posición lingual baja o interdental ( la lengua la colocarán en medio de los dientes). Esto a la larga puede favorecer la aparición de una mordida abierta o cruzada (los dientes superiores e inferiores no encajan) con lo cual tendréis que realizar una visita al ortodoncista pediátrico.

Para finalizar este artículo me gustaría comentaros que la TMF ( Terapia MioFuncional) es la encargada de estudiar y abordar las alteraciones de la alimentación, deglución, masticación, respiración y habla.

Por otra parte siempre que exista una maloclusión dentaria es necesario un abordaje y coordinación entre el ortodoncista pediátrico y el logopeda.

Marcos Arufe Castro
Especialista en Terapia Miofuncional
Neurologopeda
Col.08/3758

626 513 719