Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.

Blog

Conociendo el Asperger

Cuando conoces a alguien que tiene el síndrome de Asperger, te puedes dar cuenta de dos cosas de manera más o menos evidente:  es tan inteligente como los demás, pero tiene más problemas con las habilidades sociales. También tiende a tener un enfoque obsesivo sobre  un tema o a realizar cierto tipo de conductas una y otra vez.

El síndrome de Asperger forma parte de una categoría más amplia llamada trastorno del espectro autista (TEA). Dentro de esta categoría es del extremo  "de alto funcionamiento", esto significa que los síntomas son menos graves que otros tipos de trastornos del espectro autista. Los niños son tres a cuatro veces más proclives que las niñas a tener este síndrome de Asperger.

El DSM-5 también incluye un nuevo diagnóstico, llamado trastorno social de comunicación pragmática, que tiene algunos síntomas que se superponen con el de Asperger. Los médicos lo usan para describir a las personas que tienen problemas para hablar y escribir, pero muestran una inteligencia normal.


Síntomas


Los síntomas suelen mostrarse ya desde bien temprano. Si usted es una madre o padre de un niño que lo tiene, puede notar que tiene muchas dificultades para realizar contacto visual. También se dará cuenta de que su hijo parece incómodo en situaciones sociales y no sabe qué decir o cómo responder cuando alguien le habla.

Probablemente le cueste darse cuenta de  las señales sociales que para otras personas resultan obvias, como el lenguaje corporal o las expresiones emocionales en las caras de los demás. Por ejemplo, puede que no se dé cuenta de que cuando alguien cruza sus brazos y frunce el ceño, eso es que está enfadado.

Otra señal es que su hijo puede mostrar pocas emociones o capacidad de empatizar con sus iguales. No puede sonreír cuando está feliz o no se ríe de una broma. O su manera de hablar es muy monótona, robótica.
También puede que no le gusten los cambios. Por ejemplo, puede comer la misma comida para el desayuno todos los días o tener problemas para pasar de una clase a otra durante el día escolar.

Las personas con Asperger tienden a ser personas sinceras, que dicen lo que piensan. Suelen ser personas expertas en sus intereses y les gusta recopilar información sobre aquello que les gusta. Personas que acostumbran a ser nobles y leales a las personas que les aceptan y acogen.

Tratamiento


A partir de un diagnóstico, los psicólogos, junto con otros especialistas como el neuropsicólogo o el logopeda, podemos realizar una serie de tratamientos:

Capacitación en habilidades sociales. En grupos o sesiones individuales, los psicoterapeutas enseñamos a su hijo a interactuar con otros y expresarse de manera más apropiada. Las habilidades sociales a menudo se aprenden mejor mediante el modelado y ensayo de situaciones reales para que se pueda exponer de manera eficaz.

Terapia del habla y lenguaje. Esto ayuda a mejorar las habilidades de comunicación de su hijo. Por ejemplo, aprenderá a usar un patrón normal de voz en lugar de un tono plano. También recibirá lecciones sobre cómo mantener una conversación en dos sentidos y entender las señales sociales como los gestos de las manos y el contacto visual.

Terapia cognitivo-conductual (TCC). Ayudamos a su niño a cambiar su manera de pensar e interpretar lo que pasa a su alrededor, así el podrá controlar mejor sus emociones y comportamientos repetitivos. Nuestro objetivo es que pueda ser capaz de manejar y regular sus pérdidas de control, bloqueos u obsesiones.

Psicoeducación con los padres. Aprenderán muchas de las técnicas que le enseñamos a su hijo y los objetivos que perseguimos para que pueda trabajarlas con él en casa. Ofrecemos pautas pero también escucha para los problemas que representa el vivir y lidiar diariamente con una persona Asperge

Con el tratamiento adecuado, su hijo puede aprender a controlar y afrontar algunos de los desafíos sociales y de comunicación a los que se enfrenta y los que estan por venir.  Puede mejorar su rendimiento académico seguir adelante para tener éxito en la vida y garantizarse su bienestar.

Sheldon Cooper, protagonista de la serie Big Bang Theory

Rendiment Psicòlegs

www.rendimentpsicolegs.com

626 513 719